14.08.2017

Entre la seguridad y regulación: así se promocionan las app de taxis en el Perú


A raíz de un reciente cambio de imagen de TaxiBeat – que ahora es simplemente Beat – quisimos dar una vuelta por las demás marcas que trabajan sus estrategias en redes sociales. Lo que encontramos en sus últimos posts es una serie de mensajes publicitarios que buscan resaltar sus bondades como marca, cobertura y servicios especiales que posee.

Hay que recordar que desde hace unos pocos años las aplicaciones móviles de taxis han cambiado el mercado de manera radical: al menos 7 empresas manejan un mercado que alcanzó el año pasado 240 millones de soles – a un promedio de 1 millón de viajeros al mes. Además, con la opción “carpooling” que es compartir el taxi, nace un nuevo consumidor, aquel que le gusta viajar en taxis pero a precios más cómodos y no le importa compartir sitio. Es verdad que esta modalidad se ha dado siempre de manera informal, pero en la actualidad se puede pedir este servicio desde la misma aplicación. 

Si hacemos un repaso de sus últimos posts, vemos que lo que más priorizan son sus promociones y recalcar que son un sistema seguro.

Uber

Sus últimos posts busca resaltar su cobertura en el país.

Easy Taxi

El primer post que leemos de la aplicación Easy Taxi se debe al tema de la seguridad.

Aquí promociona un beneficio con el uso de la tarjeta BCP. La relación entre las apps y los bancos aparece en otras marcas. 

Cabify

La marca Cabify promociona descuentos a través del sistema de códigos y viajes repetidos. No es una fórmula nueva pero le viene sirviendo. 

Buscando posicionar el servicio delivery de Cabify, envía un video explicando que es Express.

El tema de la seguridad, siempre importante en los últimos tiempos. 

Satellital

Esta marca en realidad es un servicio normal de taxis pero que ha creado su propia app. Resalta la seguridad que tiene sus servicios y promociona la aplicación. 

 

Principal problema: seguridad y regulación

Desde su llegada al Perú – a mediados del 2012 – las aplicaciones que ofrecen taxis tanto en Lima como en las principales ciudades, recibieron una favorable aceptación (según Ipsos, entre abril y mayo de este año, del 51% de limeños que utilizaron taxis, un 26% lo hizo mediante una app), pero generaron una pregunta que hasta ahora se viene debatiendo: ¿las empresas son servicios de taxis o son desarrolladoras de apps que se conectan a terceros que brindan servicio de taxi? Puede parecer lo mismo, pero en realidad este mercado es completamente nuevo, con un marco regulatorio que todavía no se ha debatido de manera completa.

Lo cierto – y lo que debe uno recordar cada vez que se toma uno de éstos servicios – es que éstas empresas no proveen servicios de taxi, como las que uno puede tomar en la calle o incluso llamar – hay compañías de taxis – sino que se comportan como un intermediario entre un conductor y el usuario. Justamente la responsabilidad de este intermediario es lo debatido. 

Al no ser dueñas de vehículos ni empleadores, el responsable del viaje no lo asume directamente la empresa – esto está claro en los términos y condiciones – y esto debería ser aceptado por los usuarios. Evidentemente, cuando uno tiene una mala experiencia, no solo la queja es con el conductor a quien el usuario identifica como un empleado o contratado de la empresa, cuando en rigor no es así pues son más bien personas afiliadas a este sistema.